MUMMY BROWN

Sobre el lienzo blanco anacarado se simula una pequeña grieta abetunada. El color penetra en la herida para ser descubierta. Sea cuerpo o árbol, la llama ha sepultado lo vivido sobre la arena oxidada.

 

En la serie Mummy Brown, el color de la oscuridad permite dar forma a la luz. Los trazos albergan la luminosidad del Edén, con colores y tonalidades del continente africano. Mummy Brown es una metáfora de una vida sembrada por el renacer de lo sepultado. Desde el fondo de la tierra emergen raíces, troncos, cuerpos y cenizas. Se presenta así un nuevo paisaje con connotaciones orientales y africanas.

 

Junto al polvo de Mummy Brown, se contornean líneas onduladas y con mucho movimiento, marcando un nuevo paradigma discursivo. El Bosque de Islarios del pasado se entierra y emerge otro bosque, más dinámico y próximo a una experiencia laica, muy en la línea de la obra espiritualista de la canadiense Agnes Martin o del artista neoyorquino Barnett Newman. La esencia minimalista de esta serie entra, por fin, a formar parte de su ya definitiva estancia, glorificándose la oscuridad y ensalzándose como un elemento más de luz entre vidas.

Carmen Cólogan

Tenerife, 2022